La Internacionalización de una empresa se refiere al proceso en el que la organización se abre a nuevos mercados. En el ciclo de una empresa llega un momento donde se plantea si se debería llevar el negocio a un nuevo nivel (al exterior). Si bien, no hay un momento específico para hacerlo, ya que cada empresa funciona diferente y las demandas del mercado están constantemente cambiando, cada empresa lo puede hacer cuando lo desee. Y cuando se decide que el momento ha llegado no hay que olvidar que el asesoramiento fiscal de la empresa para el nuevo mercado es imprescindible. Y contar con un asesor fiscal internacional de confianza puede significar la diferencia entre el éxito o el fracaso. Ya que una consultoría fiscal para la empresa antes de dar el paso suele dejar muchas cosas claras desde el principio.

 

Síntomas para la internacionalización de tu empresa

Generalmente, cuando las compañías se encuentran en un punto altamente competitivo, es decir, cuentan con las herramientas para desarrollar ventajas frente a su competidor, es cuando deciden aumentar su influencia en el exterior. Por otro lado, las organizaciones, al tener altos índices de productividad y mayor volumen de negocio, deciden que es el momento de hacerlo.

Sin embargo, realmente no es necesario ser una gran empresa con un gran volumen de producción. Actualmente, Startups no tienen ninguna dificultad para empezar a exportar. Simplemente hay que contar con una asesoría fiscal y contable que se encargue de que la empresa en expansión cumpla con las normativas del nuevo país y porte la documentación necesaria en función del producto que se exporta y el país al que se exporta.

Lo que sí define el momento de hacerlo, es el propósito y los objetivos futuros de la empresa. Cuando una compañía o emprendimiento se plantea alcanzar las siguientes metas, es una señal para arriesgarse y empezar a exportar el negocio:

  • Incrementar la facturación de tu empresa exteriormente.
  • Alcanzar mayor prestigio de la marca.
  • Ampliar el catálogo de clientes.
  • Agilizar la capacidad y rapidez industrial.
  • Reducir la diversificación del riesgo.
  • Llegar a mercados en fase de expansión.
  • Crear nuevas oportunidades de negocio.

Resulta irónico, pero la reducción de las ventas en los mercados nacionales es otra de las señales para expandir un negocio, ya que probablemente en el exterior la compañía podría llegar a experimentar un mayor volumen de ventas en otro país.

Es importante tener en cuenta que, al tomar la decisión, la empresa requiere de un riguroso estudio de la situación y una estrategia realista. Así como contar con una asesoría fiscal, tributaria y contable que ayude a garantizar el éxito al integrarse en un nuevo país con el menor grado de riesgo.

Necesidades a la hora de internacionalizar una empresa

  1. Trámites tributarios: Para empezar a exportar es obligatorio disponer de un número EORI, este es el número único que cada autoridad aduanera de un Estado Miembro de la Unión Europea asigna a un operador económico para que pueda realizar exportaciones e importaciones.
  2. Registro e identificación de operadores económicos: Este documento se  debe solicitar a la Agencia Tributaria.
  3. Trámites aduaneros: Esta documentación se encarga de clasificar la mercancía con el número de arancel de aduanas. Para este procedimiento la empresa responsable debe clasificar correctamente la mercancía. Así mismo, se exige el Documento Único Administrativo (DUA), un impreso que debe presentarse ante la aduana para poder realizar cualquier exportación desde cualquier lugar de la Unión Europea con terceros países. Este documento sirve para la declaración tributaria y debe acompañar a la mercancía para cumplir con las formalidades aduaneras.
  4. Documentos de transporte: Según sea el medio de transporte utilizado en el desplazamiento de la mercancía, entre la documentación solicitada se necesita:
  • Un conocimiento de embarque, si el transporte es marítimo, ya que es el único documento válido y canjeable por la mercancía
  • Un conocimiento aéreo (Airway Bill – AWB), si el transporte es en modo aéreo.
  • Carta de Porte (CMR) para el transporte internacional de mercancías por carretera.

 

Recomendaciones

La globalización es un proceso que se ha dado tanto en el aspecto social como económico. La integración de los mercados es un término que cada vez se hace más común, debido al número de empresas que lo están logrando. Sin embargo, no todas resultan exitosas es por esto que resulta

  • Estar al día con el derecho arancelario y las normas que regulan el comercio internacional.
  • Conocer la fiscalidad del país donde se quiere exportar la mercancía. Es relevante saber las normativas que rigen tanto el país de salida como el de destino.
  • Acudir a eventos y encuentros de gente del sector para realizar networking y conocer nuevas oportunidades en otros países.
  • Buscar asesoramiento fiscal internacional para reducir al máximo cualquier error. Además, la experiencia y conocimiento ayudarán a agilizar este proceso de internacionalización

Definitivamente, al tomar la decisión de expandir una empresa al exterior es importante tener en cuenta varios factores. Inicialmente, si es el momento indicado para realizarlo, ya que es un proceso de riesgo y complejo. Posteriormente, es necesario realizar el papeleo y documentos necesarios, en esta etapa resulta útil el asesoramiento de un profesional, como el que ofrece LTD24ore, ya que con su grupo de expertos y los diez años de experiencia internacionalizando empresas, ayudan a las empresas en todos los aspectos fiscales y contables que puedan surgir, consiguiendo convertir en un proceso rápido y seguro la internacionalización de tu empresa.